26.10.11

Con un pucho en la mano, el teléfono sonando y una alegría pa' ser cantada :)

Será la excitación de haber terminado con la más dura de las pruebas, se cierra la puerta de calle y los cantitos van subiendo su volumen. Comienzo a moverme cada vez más, y termino bailando por todo el pasillo, feliz, canturreando “Qué carajo es el amor?”. Recorro la casa y compruebo que está vacía, mi cuarto, sigue igual, hojas y hojas de diversas materias recubriendo el piso, creo que era de madera. Me acerco al espejo y miles de caras representan un sinfín de sensaciones que a la vez mis labios pronuncian en forma de versos. Mucha felicidad me inunda, el saber que como toda adolescente paso por estados de ánimo muy opuestos y extremistas me hace querer disfrutar aún más el momento. Prendida la computadora, una lista de Los Beatles mezclada con los candombes más movidos de las pastillas, y algunas melodías de Dancing Mood. Este montaje representa claramente un mediodía primaveral, donde, a pesar de las OTRAS miles de razones que podría tener, la única y más importante que me genera tal felicidad, es haber rendido bien Historia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario