24.1.11

Hay unas que llegan al alma, que te hacen mover las palmas, otras que llegan al corazón .. hay unas que se necesitan, otras que NUNCA se olvidan .. que te hacen despertar pasión.

Y tantas otras cosas te provocan, UNA CANCIÓN .. Tantas emociones diversas, una misma canción cargada de significado.

Una lagrima, una sonrisa nostalgica, cansada, triste, o feliz, quién sabe?! O esa sensación inecplicable de seguridad y felicidad, son sólo 3 minutos, y quiza la letra o la melodía no signifique nada pero te hace retroceder el tiempo, y siempre que pienso en el pasado una sensación extraña me inunda, pero es lindo sentirse así.

El tiempo cura heridas, hasta las más graves sanan, o mejoran con el tiempo. Pero nunca es malo recordar, recordar para no olvidar. Y la música me genera eso, canciones viejas que solía escuchar que me remotan a tiempos quiza no tan lejanos, pero tiempos ya superados y casi olvidados. Pero puedo decir orgullosa, que aunque no fuera la mejor música, son canciones hermosas y repletas de significado las que todavía recuerdo con cariño.

Hace poco tiempo falleció una mujer, una mujer que formó parte d ela infancia de toda una generación y apuesto a que más que eso. María Elena Walsh fue parte d emi infancia y todavia rió, lloro, y canto a los gritos varias de sus famosas canciones. Imagenes de mi misma de pequeña se me cruzan por la mente. Solía interpretarr cada canción. Canciones tan ingeniosas y que se van a quedar de por vida en guardadas en micorazón, al igual que mi estimada M.E.W.

Sin más nada que decir me despido con una de mis favoritas;

Mirenme soy feliz entre las hojas que cantan, cuando atraviesa el jardín en viento en monopatín.
Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el olor de un país florecido para mí.
Yo no soy un bailarín porque me gusta quedarme quieto en la tierra y sentir que mis pies tienen raíz.
Una vez estudié en un librito de yuyo cosas que sólo yo sé y que nunca olvidaré.
Aprendí que una nuez es arrugada y viejita, pero que puede ofrecer mucha, mucha, mucha miel.
Del jardín soy duende fiel, cuando una flor está triste la pintó con un pincel y le toco el cascabel.
Soy guardián y doctor de una pandilla de flores que juegan al dominó y después les da la tos.
Por aquí anda Dios con regadera de lluvia o disfrazada de sol asomando a su balcón.
Yo no soy un gran señor, pero en mi cileo de tierra cuido el tesoro mejor mucho, mucho, mucho amor