13.2.10

Lo que daría por una noche frente al fuego, acurrucados, sin decir nada...Solo los dos sentados en el piso mirando cómo las llamas consumen los troncos. Mientras, fuera, un frío aterrador que no se puede soportar causa la soledad de las calles. Una casita pequeña, con muebles de madera, que dan la sensación de que todo es mucho más calido. Y con vos la calidez se multiplica...Sin tener que decir nada, es todo mucho más fácil con vos, las palabras sobran. Hasta yo disfruto de una noche en silencio. Pero al volver a la Tierra y darme cuenta de que esto no puede ser, la soledad me inunda, tanto que no puedo respirar...y mi deseo más grande es poder estar con vos, donde quiera que te encuentres...Aunque sea de día en el medio de la ciudad más ruidosa e iluminada y que el calor me haga sudar más de lo común, o una noche oscura donde la luna no logre ni iluminarnos las caras, en el desierto donde el frío me congele los labios.
Hoy...
...Sólo quiero estar con vos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario